In Sin categorizar

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido de que la crisis del coronavirus tendrá un impacto futuro sobre la salud mental de las personas. A pesar de tratarse de una crisis sanitaria con riesgos físicos, nuestras condiciones mentales pueden resultar también alteradas. Este aspecto lo deberán tener en cuenta los departamentos de Prevención de Riesgos Laborales de las empresas, pues el ámbito laboral es uno de los más castigados por el virus.

Tras dos meses de confinamiento, poco a poco se está produciendo un retorno a los diferentes puestos de trabajo. Este tiempo en casa puede haber afectado mentalmente a las personas tanto que han continuado trabajando, como a las que se han vuelto a incorporar ahora. El miedo a perder el empleo, el estrés provocado por tratar de compaginar la vida laboral y personal o la incertidumbre por no saber cuánto terminará esta situación, son aspectos que pueden afectar a la salud mental de los trabajadores.

Es por ello que los empresarios, ahora más que nunca, deben poner especial interés en garantizar que sus empleados estén seguros en sus puestos de trabajo. Ya no solo a nivel de evitar el contagio, sino también en un ámbito psicológico.

Continuar con la priorización del teletrabajo es importante, así como ofrecer la posibilidad de flexibilizar las jornadas para aquellas personas que tengan que cuidar de otros. Los trabajadores se sentirán más seguros desarrollando su jornada laboral en su domicilio que teniendo que desplazarse o coger el transporte público para llegar a su trabajo. Además, se recomienda que las personas que trabajen desde casa, en la medida de lo posible, traten de evitar la sobreinformación que pueda hacer colapsar la mente, y que intenten separar el tiempo dedicado al trabajo del tiempo dedicado a su vida personal.

En el caso de que no sea posible teletrabajar, será relevante fomentar una buena comunicación entre empresario y trabajadores, en la que se deje claro que se asegura un entorno desinfectado y la protección con los EPI’s adecuados en el caso de que sea necesario. La comunicación es importante para que los trabajadores se sientan seguros a la hora de desempeñar sus funciones, así como tratar de contar con profesionales de la salud mental que puedan ayudarles en caso de algún trastorno.

Es importante que los trabajadores comuniquen también sus síntomas y sensaciones a sus responsables, para que así se pueda intentar resolver cualquier problema que se plantee con la mayor rapidez posible.

Anteriormente a esta crisis sanitaria, casi el 60% de las bajas laborales que se producían eran por ansiedad y por estrés. Es por ello que ahora se hace más importante que nunca estar alerta a todos los síntomas y signos que puedan derivar en enfermedades profesionales para los trabajadores, ya se encuentren teletrabajando o en el puesto habitual.

Recommended Posts

Start typing and press Enter to search